Volcán Udina

El volcán Udina realmente es un macizo montañoso en el que se levantan dos picos volcánicos: el Malaya Udina, de 1945 m de altura y el Bolshaya Udina de 2920 m (Malaya y Bolshaya Udina significan «pequeña» y «grande» Udina).

Hay que ir hasta la lejana Península de Kamchatka para poder divisar este coloso volcánico que hasta hace poco estaba en estado latente.

localizacion del volcan bolshaya udina

Aquí puedes ver dónde se halla este volcán que ha puesto en alerta a todos los vulcanólogos del mundo

Ambos son volcanes del tipo «estratovolcán», es decir, elevaciones volcánicas cónicas que presentan una importante elevación y que están formadas por varias capas de lava endurecida que se han ido formando a lo largo de etapas activas periódicas.

Estas dos elevaciones se integran en un conjunto mayor de volcanes conocidos como los Volcanes de Kamchatka, un área que ha sido declarada como Patrimonio Mundial de la Unesco.

Activación del volcán

Desde comienzos de junio de 2019 Bolshaya Udina parece haber despertado de un largo letargo. De momento no es posible saber cuándo fue la última vez que este volcán estuvo activo.
 



Similitudes entre el Bolshaya Udina y el Vesubio

Los expertos ven ciertas similitudes entre Bolshaya Udina y el Vesubio que, de forma repentina, hace dos mil años (en el 79 a. C) destruyeron las ciudades Herculano y Pompeya.

Está, por ejemplo, el haber permanecido, en ambos casos, dormidos durante un largo periodo de tiempo, acumulándose en su interior enormes presiones prestas a lanzar ingentes cantidades de material piroclástico a la estratosfera.

Otra similitud entre ambos gigantes es el tipo de rocas de la zona.

 

Movimientos sísmicos durante los últimos años

En esta región no eran raros los movimientos sísmicos, viniendo a ser de unos cien al año. Pero desde octubre del año 2017 y por un periodo de un año se produjeron casi 2500 incidencias sísmicas lo que ha permitido entrever que seguramente un gran depósito magmático ha podido conectarse con el volcán.

No es posible aventurar cuándo puede llegar a darse una erupción volcánica, pero lo que se sabe es que llegará y dadas las características de esta formación volcánica se aventura de que se tratará de una explosión violenta, la que corresponde siempre que se trata de un estratovolcán.

El profesor Kulakov, perteneciente a la Academia de Ciencias de Rusia ha afirmado en diversos medios de comunicación que la peligrosidad de estas elevaciones reside en la fuerte presión acumulada en su interior a lo largo de siglos, incluso milenios.

El redoble de la frecuencia de pequeños terremotos en la zona han hecho que el estado volcánico pase de latente o inactivo a activo y con ello el que de su seguimiento se haya convertido en una prioridad.

 

Efectos de una posible erupción del Bolshaya Udina

Esto es así porque, a pesar de lo recóndito de sus coordenadas, sus efectos podrían extenderse por todo el planeta, dado que se presume un gran potencial para proyectar hacia las capas más altas de la atmósfera una ingente cantidad de partículas.

Las consecuencias directas de ello serían una gran disminución de la llegada de radiación solar a nuestro planeta con la consiguiente caída en picado de las temperaturas, lo cual podría prolongarse durante un par de años, con todas las nocivas consecuencias que ello significaría para todo el medio ambiente y por supuesto la economía, siendo el impacto mayor en los países más vulnerables.

Otros artículos sobre Moscú y Rusia

 

Te dejo aquí un enlace fácil a otros textos sobre Rusia y su capital que tal vez te pueden interesar: