El tiempo en Moscú

 

tiempo en moscu

 

Moscú está situada en la zona de clima templado-fresco y con acusados matices de continentalidad dada su alejanmiento del mar. Ello significa que el contraste de temperaturas entre el verano y el invierno es muy marcada: ¡la diferencia entre sus extremos históricos son de 80 ºC!

La temperatura media anual es de 5,4 grados centígrados, con una precipitación de unos 700 milímetros. La mayor parte de las precipitaciones se producen en julio (90 milímetros) y la menor precipitación en marzo (33 milímetros). Eso quiere decir que cuenta con una temperatura media bastante fresca y que las precipitaciones no son muy abundantes a lo largo del año.

Destaca la falta de horas de sol desde el otoño hasta la primavera, con no más de 25 horas mensuales en noviembre, diciembre y enero.

 

Tiempo en invierno

 

clima en moscu en invierno

 

Los inviernos moscovitas tienen la fama de ser realmente crudos, lo que al parecer les ha servido de escudo protector en cuanto alguien ha osado a atacarles. No es extraño conocer a este gélido periodo como General Invierno o también General Nieve.

En invierno, la temperatura en Moscú suele ser de -4 a -10 grados centígrados de media y termómetro raramente superar el cero positivo. Varias veces durante la estación fría se miden temperaturas por debajo de -20 grados centígrados, no siendo extraño el llegar a los -30 ºC.

En los picos de frío el aire proviene del este. Es una situación meteorológica típica de altas presiones, en donde la luminosidad y sequedad que brinda el aire es máxima.

En las casas, durante estas condiciones, debido a la falta de humedad en el ambiente los efectos de la electricidad estática están presentes todo el tiempo.

La sequedad del aire ayuda a que la sensación térmica de frío no sea muy grande. Esto quiere decir que las heladas más severas son relativamente fáciles de soportar. 

El récord de temperatura mínima está establecido en enero con -42,1 grados centígrados. Vamos a ver esto un poco más detallado por meses.

 

La nieve seca de Moscú

 

Es difícil, por no decir imposible hacer una simple bola de nieve en Moscú y menos un muñeco de nieve. Ello es porque la nieve que precipita, a temperaturas muy por debajo de los 0 ºC, está hecha a base de cristales individuales los cuales son harto difíciles de unirlos mediante presión. Para poder jugar con la nieve es necesario cierto grado de humedad que aquí muchas veces no hay.

 

 

 

 

Enero

 

Estamos ante el segundo mes más frío del año. El récord de máxima es un grado menos que en diciembre, mientras que la media está en -6,5 ºC. Al primer mes del año corresponde el récord de temperatura más baja que tiene la capital de la Federación Rusa: -42,1 ºC. Caen 52 mm de precipitación, todos en forma de nieve, acumulándose un espesor de 22 cm a lo largo de una media de 18 días de nevadas, es decir, nieva 5 días a la semana. Hay de media 33 horas de sol.

 

Febrero

 

Los días más fríos de Moscú corresponden estadísticamente al mes más corto del año. El récord de temperatura máxima está en los 8 ºC y su extremo negativo es -38,2 ºC. La media se mantiene sobre los -6,7 ºC. La precipitación es menor y también los números de nevadas. Sin embargo el espesor acumulado es de casi 35 cm. El número de horas de sol aumenta bastante, llegándose hasta las 72 horas mensuales.

Marzo

 

Es el mes del fin del invierno astronómico. La característica más relevante es que se den en este periodo los días de nevadas más intensas, con una acumulación media de un espesor de 37 cm. Es el segundo mes más seco y aquí la media de temperaturas se queda en los -1 ºC. Las horas de sol se casi se doblan llegándose a las 128. El día más cálido en la historia de Moscú ha sido uno en donde casi se llegó a los 20 ºC y el más frío otro en donde se bajaron de los -32 ºC. Como ves, muchísima amplitud térmica entre estos dos valores.

 

Tiempo en primavera

 

clima en moscu en primavera

 

La estación de las flores en la capital de Rusia empieza siempre bajo la capa de nieve más abundante del año. A finales de marzo la cantidad de nieve acumulada durante todo el invierno es máxima y sólo con la llegada de abril la temperatura permite el deshielo. Para la mayoría de las personas que viven aquí es la época más fea de la ciudad porque hay un periodo de nieve sucia, de basura en las calles, en donde la limpieza normal no ha podido hacerse debido al hielo permanente durante casi seis meses aunque los trabajadores públicos son rápidos en acondicionar y dejar cada barrio perfectamente en unos cuantos días. En abril la media de temperatura es de 7 grados, en mayo de 13 y en junio, llegando casi al verano de 17 grados centígrados. A medida que avanza la primavera los días se hacen también más lluviosos por lo general.

 

Abril

 

Estamos en un mes que en lo meteorológico nada tiene que ver ya con los fríos meses invernales, aunque hay excepciones si recordamos que la temperatura mínima record es de -21 ºC.

Por fin la media de las temperaturas medias está por encima del punto de congelación: 6,7 ºC.La pluviosidad no cambia mucho. Sigue habiendo nevadas, unos nueve días, con acumulaciones de 16 cm de media.Las horas de sol aún están por debajo de las 200.

 

Mayo

 

El mes más florido y en el que verdaderamente el clima permite un estallido de la naturaleza en la ciudad. El día más tórrido de la historia moscovita es de 33 grados, mientras que el día más frío ha sido de -7,5 ºC. El sol es generoso: 265 horas, uno de los tres meses más soleados

Por fin no hay acumulación alguna de nieve, aunque de media nieva un día del mes en mayo. Es la época en la que empiezan a aparecer algunas tormentas que se harán más intensas en el verano.

Huracán del 29 de mayo del 2017

Durante los últimos años vienen produciéndose fuertes tormentas acompañadas en ocasiones de tornados, recordando a las llanuras texanas en EEUU y fuertes huracanes. En 2017 hubo varios de estos fenómenos, produciendo destrozo y víctimas mortales. En el siguiente vídeo se puede ver una de estos fenómenos violentos.

 

 

Junio

 

Muy amable el ambiente en Moscú durante este mes. A veces ha helado (mínima absoluta de -2,3 ºC) pero la temperatura media es muy agradable. con 17 grados. Son unas semanas en donde las tormentas con aparato eléctrico abundan y de ahí que sea el tercer mes más lluvioso del año, precipitando uno de cada dos días.
No hay días de nieve, obviamente. Estamos ante los días con más radiación solar del año: 279 horas de media.

 

Tiempo en verano

 

clima en moscu en verano

 

El verano es una época muy cambiante de unos años a otros. Hay veramos excelentes, cálidos y soleados que no tienen nada que envidiar a capitales del sur pero hay otros en donde las tormentas y el ambiente desagradable es la tónica. No es extraño tener varios días con temperaturas superiores a los 30 grados. La temperatura máxima registrada en toda la historia del lugar es de 38,2 grados y tuvo lugar no hace mucho tiempo, en concreto en julio del 2010. Por cierto, julio es el único mes del año libre en temperaturas mínimas negativas a lo largo de la historia. Las temperaturas medias estivales son para julio, agosto y septiembre de 19, 17 y 11 grados, respectivamente, es decir, al final del verano la temperaturas caen ya bastante. Julio es el mes más lluvioso del año en Moscú.

 

Julio

 

Estamos en el mejor mes para los amantes de las buenas temperaturas. No es que Moscú sea Sevilla pero la verdad es que a veces el calor puede ser sofocante, aumentado por la humedad que hay en el ambiente. El julio más caluroso de su historia fue el del año 2010, con numerosos días por encima de los 35 grados y un récord histórico de 38,2 ªC.

Son estas las únicas semanas en las que no ha habido nunca, desde que hay registros meteorológicos, temperaturas por debajo de los cero grados.

Es el mes más lluvioso del año con 85 mm acumulados de media y la presencia del sol se mantiene un poco por debajo de junio.

 

Agosto

 

El segundo mes más cálido del año después de julio a pesar de que en ocasiones, por la noche, la temperatura cae ya por debajo de los 0 ºC, siendo aquí también claramente cierto el refrán castellano “en agosto refresca el rotro”.

El número de nevadas es cero, así que sin problemas. Eso sí, casi todos los días cae un chaparrón tormentoso que refresca el ambiente.

Las horas de insolación siguen siendo abundantes si las comparamos con el resto de los meses. El valor máximo de temperatura jamás registrado corresponde también al histórico verano de 2010, con 37,3 grados centígrados.

 

Septiembre

 

Las horas de insolación caen abruptamente. Aunque puede haber días aún calurosos, las heladas no son muy raras. La temperatura media a lo largo de los dos últimos siglos viene siendo de 11,3 grados centígrados. Es un mes menos lluvioso que los anteriores, con menos tormentas. En ocasiones nieva, pero las acumulaciones no son significativas.

La bajada de temperaturas y la disminución de número de horas de sol hace que los árboles perennes empiecen a vestirse de amarillo a marchas forzadas e incluso a perder sus hojas.

 

Tiempo en otoño

 

clima en moscu en otono

 

La estación pre-invernal es mi favorita. Hay que disfrutar los últimos días en los que es posible caminar de forma normal por las calles y sin estar embutido en prendas de abrigo. Los vientos arrecian, hay lluvia literal de hojas, los días se acortan rápidamente y caen las primeras nevadas. Octubre con 5 grados, noviembre con -1 grado y diciembre con -5 grados centígrados. Esta es la progresión a la baja de las temperaturas medias del día (la media aritmética entre la temperatura máxima y mínima por día).

 

Octubre

 

En este mes el ambiente se torna fresco a pasos agigantados. A veces las temperaturas han caído hasta los -16 ºC. La nieve se presenta de media dos días, dejando unos espesores de 4 cm, mientras que dos días de lluvia son de doce días. Las horas de sol mensuales son ya inferiores a las ochenta.

 

Noviembre

 

Estamos dentro ya del periodo frío, con el cielo cubierto casi todos los días debido a la abundante nubosidad que siempre está presente. La temperatura media es ya negativa, con unos -1,2 ºC.

Las precipitaciones ya no son tam abundantes como fueron durante e verano. Los días de precipitación son 17, más que en verano, pero no precipita con la violencia propia de las tormentas estivales.

Hay 6 días de lluvia por 12 díias de nieve. El espesor normal que resiste al terminar este mes es de unos 8 cm.

Las temperaturas más extremas jamás registradas son los 16,2 grados de máxima y los -32,8 grados de mínima.

 

Diciembre

 

El último mes del año es un periodo especial en la climatología moscovita. A finales de año los días son muy cortos. El sol sale a las 09.00 y se pone a las 16.00, es decir, la duración del día es de 7 horas escasas. Para que te hagas una idea, en Madrid el sol permanece dos horas más durante estos días más cortos del año. Por si ello fuera poco, la cubierta de nubes es casi constante haciendo que la media de horas de sol en casi 5 semanas sean de unas pírricas 18 horas.

La temperatura más alta jamás conocida en diciembre es de 9,6 grados. La media de estos días es de -5,6 grados, con un record de mínima de -38,8 grados. Prácticamente todas las precipitaciones son de nieve, acumulándose unos 15 cm repartiéndose esta precipitación durante unos 17 días de nevadas.

 

Más datos sobre el clima de Moscú

 

El derretimiento de la nieve en la ciudad comienza alrededor del 16 de marzo, mientras que la ruptura del hielo en el río de Moscú comienza alrededor del 12 de abril. Las primeras tormentas eléctricas se esperan alrededor del 2 de mayo, las primeras heladas alrededor del 14 de septiembre y la primera nevada alrededor del 28 de octubre. El río Moskva se congela de nuevo alrededor del 18 de noviembre. El 23 de noviembre se forma una cubierta de nieve sólida en toda la ciudad.

Las condiciones climáticas en el centro de la ciudad, los suburbios y más aún en los alrededores son diferentes. En el centro el ambiente es más seco y cálido. En los suburbios, la temperatura media es unos dos o tres grados más baja que en el centro. La temperatura más alta se midió oficialmente el 29 de julio de 2010 cuando se recogieron 39,0 grados centígrados en el centro de la ciudad y la más baja el 17 de enero de 1940 en donde se anotaron -42,2 grados.

En los últimos años se vienen dando fenómenos de fuertes tormentas y vientos durante la primavera y el verano que han causado daños en el arbolado y en mobiliario urbano, convirtiéndose en una rutina ya los avisos por emergencia meteorológica estivales.

 

Otros fenómenos atmosféricos interesantes

 

Nubes de polen

 

nubes de polen en moscu

 

Hay veces que el despertar de la naturaleza tras el lapso invernal es verdaderamente espectacular. Esto se explica porque hay poco tiempo para volver a la actividad antes de que lleguen de nuevo los fríos: la reproducción, la alimentación y el hacer acopio de provisiones.

Los insectos, por ejemplo, suelen ser muy abundantes a partir de la primavera. Las plantas y sus floraciones también tienen un desarrollo espectacular. Abren sus esporas y liberan ingentes cantidades de polen al aire, haciendo de su reproducción un verdadero fenómeno meteorológico, formando nubes y oscureciendo al mismísimo sol.

 

Lluvia engelante o gélida

 

lluvia helada en moscu

 

Después de días de intenso frío, por ejemplo, -20 ºC, suelen llegar repentinamente masas de aire más calientes, por encima de cero grados. Sin embargo a nivel del suelo el aire frío no es desalojado, por lo que las precipitaciones líquidas que caen del cielo se congelan instantáneamente al tocar cualquier cosa.

Árboles, pavimento, coches, tendido eléctrico… todo se impregna de una preciosa capa de hielo de más de un centímetro de grosor, haciendo impracticable cualquier actividad al aire libre.

Imposible abrir la puerta de los coches o caminar por la acera con calzado normal. Los cables de la luz no soportan su peso, rompiéndose y ocasionando apagones en toda la ciudad. Muchos árboles se vienen también abajo por no poder soportar el peso del agua congelada en sus ramas.

Este es el fenómeno atmosférico más temido por los moscovitas, sin duda. Las calles se convierten en peligrosísimas pistas de patinaje en donde caminarse sin darse un buen piñazo es casi imposible.