Taiga rusa




taiga rusa

La taiga rusa es la zona del plantea más extensa en bosques

La taiga rusa, también llamada тайга, es una enorme extensión de terreno de casi 10 millones de km cuadrados, ocupada por bosques de coníferas sin fin que se hallan a altas latitudes, desde los 55 grados norte hasta el mismo círculo polar.

Se trata de una región prácticamente inhabitada, el medio perfecto para el llamado bosque boreal. Ocupa prácticamente toda Siberia por lo que podríamos hablar de la taiga siberiana.

 

Definición de Taiga

 

Se entiende por taiga como aquella región situada en altas latitudes del hemisferio norte, caracterizada por escasas precipitaciones, frío extremo sostenido durante largos periodos cada año pero respetándose unas cuantas semana de temperaturas medias superiores a los 10º C, unas cuatro, siendo el paisaje predominante el de extensos bosques de coníferas.

La masa forestal más grande de nuestro planeta está aquí, representada en forma de coníferas. La taiga está únicamente por dos factores: al norte por la tundra, lugar ya tremendamente próximo al polo norte y en donde no hay veranos con temperatura suficientemente altas y al sur por el de la estepa, con precipitaciones excesivamente escasas para la que requieren estas coníferas boreales.

 

Clima




coníferas en la taiga rusa en invierno

Tres son las características principales de la taiga rusa: las precipitaciones no son muy abundantes, los veranos son cortos pero suficientemente cálidos para que la nieve se derrita por completo y el largo y duro invierno..

El clima en este ambiente es extremo, con rigurosos inviernos. En verano la temperatura media ronda los 20 grados mientras que en invierno las medias se situan en unos -30 grados. Las precipitaciones no son muy abundantes, estando entorno a los 450 mm.

Durante ocho meses, el hielo y la nieve es el paisaje de la zona pero durante el periodo periodo estival existe una auténtica eclosión de vida.

 

Flora

la flora de la taiga rusa

Los suelos de la taiga contienen altos índices de salinidad además de ser marcadamente ácidos. Las coníferas sin embargo prosperan este medio sin problemas.

Las coníferas, el tipo de árboles que mayoritariamente forman estos bosques boreales, son muy resistentes a la pérdida de agua. Son enormes árboles de más de 40 m de altura. Sus hojas, de forma de púa, son perennes.

Existen varias especies de coníferas. La más destacada es la llamada Pinus sylvestris, localizada en zonas secas. En muchas ocasiones mezclada con el  Juniperus communis, además de la Picea obovata o la abies, incluso la Betulia pendula y la pubescens. En zonas orientales son muy numerosas las poblaciones de la Larix sibirica.

En zonas próximas a la tundra la biodiversidad está muy limitada debido a los rigores invernales. A parte del arbolado no hay más que líquenes y musgos. Solamente en latitudes más bajas y templadas coexisten además de las coníferas los árboles de hoja caduca como pueden ser los sauces, abedules, chopos o álamos.

Una característica de estas tierras enormes es la falta de materia orgánica en los suelos. Esto es debido a las hojas perennifolias de los bosques y también a la altura enorme de los árboles, limitando las posiblidades de una luminosidad suficiente para que una varidedad grande de especies vegetales pueda prosperar. No tienen este problema los musgos, los líquenes y los helechos, claro está.

Las nieves tienen tiempo para derretirse en el corto intervalo estival pero el suelo es permafrost. Hay turba y la acidez es elevada en estos suelos.

 

Fauna

osos en la taiga rusa

Los osos son uno de los mamíferos más representativos de la fauna de taiga rusa

En cuanto a la fauna, también es pobre debido al rigor invernal. Renos, alces y ciervos son abundantes. También osos, lobos, martas y comadrejas. Libres, conejos y ratones también subsisten en este terreno. Hay que destacar la explosión de insectos en verano.

mosquitos y otros insectos en la taiga rusa

La abundancia de mosquitos durante la época estival complica mucho la visita a la zona

Sub-regiones dentro de la taiga rusa





Si bien es cierto que este esta gran eco-región posee una serie de rasgos de vegetación, fauna y clima en común, la extensión hace que haya también ciertas particularidades. Así, podemos dividir la zona en varias regiones:

 

La Taiga de Siberia Oriental

 

Es un enorme terreno entre los 50 grados de longitud y los 20 de latitud, con un clima subártico en donde se nota la lejanía del mar (rasgos continentales). En verano son normales los 40 grado mientras que en invierno es fácil bajar hasta los -62 grados. En invierno a penas nieva ya que el anticiclón siberiano permanece estático en la zona.

El terreno está formado por bastas planicies con intervalos de terreno karstico de por medio.

La flora de esta subrregión son sobre todo bosques muy poblados de Alerce Dahurian y Alerce siberiano a partes iguales a la vez de entremezclarse con varios híibridos. El arándono rojo es el arbusto más común en estos parajes.

Los bosques caducifolios empiezan a aparecer a medida que nos desplazamos hacia el sur y son los más abundantes en las riberas del río Lena o el Nizhnyaya Tunguska.

El oso pardo en un de los animales más representativos. También hay lobos euroasiáticos, alces y renos. El águila real, el alcón peregrino o la cigueña negra son aves con mucha presencia.

El estado ecológico de la región es bastante bueno aunque hay algunos problemas de caza furtiva y talas ilegales. Toda la zona es una región protegida.

 

La Taiga de Kamchatka-Kurile

 

Se dice del lugar que es una isla de coníferas. A diferencia de la región anterior, aquí las nevadas son muy copiosas y durante todo el año los niveles de humedad son elevados. Existe actividad volcánica lo cual afecta tanto a la flora como a la fauna.

La cobertura de nubes sobre el cielo es casi constante. Debido a las abundantes nieves en invierno y al deshielo asegurado en verano, la formación de permafrost en el suelo es imposible.

La flora más típica es el alerce de Daurian, la picea de Yezo y el abedul blanco japones. Los osos pardos viven a sus anchas en Kamchatka y el salmón abunda en todos sus ríos.

La presión humana en la zona ha sido muy grande siempre. En la actualidad sólo el 2 % de los bosques puede decirse que se halla intacto. Las perspectivas de futuro son muy buenas ya que cada vez existen más actividades de protección en la zona.

Taiga del noreste de Siberia

 

Se trata de un lugar de taiga dispersa interrumpida por montañas correspondientes a las cordilleras de Chersky y Verkhoyansk. Hablamos de los bosques boreales más extensos del mundo. Dado lo remoto y hostil de la zona se puede decir que es una región completamente virgen. Casi toda se halla dentro de la república de Sakha.

En la zona occidental está limitada por el río Lena y al este por el río Kolyma.

Los inviernos son sumamente largos y los veranos cortos pero cálidos. Sin embargo la duración de las buenas temperaturas es tan breve que estamos ante la linea divisoria con el clima polar en donde las condiciones ya no permiten la existencia del arbolado.

Alerce y abedul plateado además del pino enano de Siberia son las especies que configuran los bosque es estas latitudes. El suelo suele estar cubierto de líquenes y por debajo del éste el premafrost. Todas estas tierras tienen una gran importancia para todo el planeta ya que absorben grandes cantidades de dióxido de carbono.

En verano es el lugar de visita de numerosas aves acuáticas de tipo migratorio como son el Scoter común, el trullo del Baikal o el ganso del frijol. El oso pardo, la comadreja siberiana, la ardilla de siberia o el alce son los animales que más se ven por estos parajes.

Existen en el lugar existe una reserva protegida de forma oficial por la Federación Rusa: la Reserva Natural de Magadan.

Toda la zona está prácticamente deshabitada y `por el momento el único peligro importante son la de los incendios forestales durante la estación del verano.

 

Taiga de Okhotsk-Manchuria

 

Estamos en el más que lejano Oriente ruso. Aquí se halla un gran bosque de coníferas, el situado más al sur de todo el continente euroasiático. Se extiende 1200 km desde el sur hacia el norte con una anchura de unos 700 km. El Mar de Ojotsk y el Golfo de Sakhalin son la frontera oriental mientras que en el oeste la barrera está en la cordillera Sikhote-alin.

El clima es continental húmedo, teniendo un periodo lluvioso importante en verano con viendo del este. En invierno el viento tiene sentido contrario, siendo bastante seco.

La flora dominante es la llamada taiga oscura en las zonas que se hallan a gran altura. A nivel del mar son más comunes el alerce. En el delta del río Amur existen extensos humedales y pueden verse una gran variedad de vegetales.

Existen colonias de zorros rojos, glotones, lobos y linces. El oso pardo o el caribú también viven aquí. Próximas al mar de Ojotsk está el hogar de las azores del norte, cucos y búhos de los Urales.

Hay tres zonas protegidas en estos parajes: Reserva Natural de Bureya, Parque NAcional de las Islas Shantar y la Reserva Natural de Komsomolsk.

Estamos hablando de tierras prácticamente sin presencia humana. El único peligro son las molestias causadas por la explotación gasística en Sakhalin y talas ilegales de árboles.

 

Tundra de los Urales

 

Como indica el nombre, es una ecorreción que se halla sobre los montes Urales, una extensa cordillera de unos 2000 km de largo por 300 km de ancho. Las alturas máximas que se alcanzan llegan a los 1800 m sobre el nivel del mar. Por el lado occidental limita con la gran llanura rusa, mientras que por el lado oriental lo hace con otra llanura, la occidental siberiana. El clima está catalogado como continental húmero de veranos frescos.

A esta región pertenecen numerosas zonas protegidas oficialmente como es el caso del Parque Natural de Taganay, el Parque Nacional de Zyuratkul, la Reserva Natural del sur de los Urales o la Reserva Natural de Bashkirsky.