Montes Urales



Urales Montañas

Formación de rocas Manpupuner. Siete espectaculares monolitos naturales que alcanzan hasta los 47 m. Son el resultado de 200 millones de erosión.

Los montes Urales son una interesante formación montañosa con la que te topas si te desplazas 1500 km hacia el este de Moscú.

Es una de las cordilleras más antiguas de la Tierra y una zona de 2500 km de norte a sur plagada de increibles paisajes y con una fabulosa flora y fauna adaptada a las características del duro ambiente.

Este macizo montañoso, que sirve para separar de alguna manera a Europa de Asia, no presenta grandes elevaciones, tal vez como consecuencia del desgaste de millones de años manteniéndose en pié.

Durante muchísimo tiempo la cadena de los Urales fue desconocida para la civilización occidental. El clima extremo, la lejanía y la fortaleza militar de pueblos orientales fueron la causa de que tan sólo hace no más de 400 años empezáramos a tener noticias de ella.

Los yacimientos de petróleo, carbón o hierro hicieron de esta extensa área montañosa un apetitoso lugar y por eso durante los últimos doscientos años es el asentamiento de una gran red de siderúrgicas, plantas químicas y centros metalúrgicos.

Por otro lado estas elevaciones son un lugar en donde se han producido sucesos de todo tipo, muchos de ellos catalogados como “extraños”. Vamos a ver todo esto con más profundidad.

Origen del nombre Ural

 

Tenemos constancia de la existencia de estos montes a través del célebre historiador Plinio el Viejo, el cual, equivocadamente los confundió con los montes Ripeos.

Existe una leyenda en la zona en la que un valiente hombre que se llamaba Ural sacrificó su vida para salvar a las gentes de su pueblo. Este personaje antes de morir se enterró a sí mismo, formando de esta manera la cordillera que lleva su nombre en la actualidad.

En una versión no tan mística, el nombre “Ural” posiblemente es un préstamo del túrquico. Los rusos conocían a la zona por diversos nombres, casi todos ellos con significados de “roca” y “cinturón” en los prefijos usados. Cuando se empezó a usar de forma más corriente dentro del pueblo eslavo se denominaba “ural” sólo a la zona sur de la cordillera. Después el nombre se extendió a toda ella.

 

Un poco de historia de los montes Urales



Los árabes de la Edad Media conocían la existencia de la cordillera y esto era así porque ya en el siglo X el comercio con la tribu de los baskires, pueblo que vivía asentado en la parte occidental de la cadena montañosa. Sabían de ella que era extraordinariamente extensa de norte a sur.

En la crónica de Nestor que es una antigua crónica rusa, tal vez la primera, se relata una expedición de eslavos en el año 1096 a las tierras en donde nace el ría Pechora. Tras esta incursión queda establecida una ruta comercial con las gentes que vivían en las tierras altas, intercambiándose sobre todo pieles.

Rios como el Chusovaya o el Belaya son protagonistas en textos escritos unos 400 años después.

Un importante hito es el de la fundación de la ciudad de Solikamsk allá por el 1472. En la zona abundaba y abunda la sal y de ahí su nombre. Iván III de Moscú en ese mismo año se hace con tierras nuenvas pertenecientes a lo que hoy son los Urales.

Muchos eran los que aún en el S. XVI negaban la existencia de las elevaciones montañosas de las que estamos hablando, por ejemplo el caso del influyente cartógrafo polaco Maciej de Miechów en su obra Tractatus de duabus Sarmatiis. Sólo tras los trabajos del alemán Segismundo de Herberstein queda perfectamente asentado el conocimiento de la existencia ural.

Al final del siglo XVI los rusos empiezan a sentir un gran interés por la zona por lo que se asientan en sus laderas.

En 1574 se funda la ciudad de Ufa y el zar da permisos especiales de explotación a ciertas familias influyenes, como es el clan de los Stróganov. Son tiempos en los que hay pueblos hostiles en la zona, por ejemplo el kanato de Siberia.

La primera carretera construida para poder cruzar esta sierra montañosa data de 1597 llamada carretera de Babinov. La existencia esta ruta propició el desarrollo de una nueva ciudad llamada Verkhoturye. A esta fundación le siguen otros centros urbanos como el de Kungurm, en 1597.

Llegamos al S. XVII y con él a la época que disparará el interés por el lugar: el hallazgo de minerales de cobre, hierro, mica, piedras preciosas y mucho más.

In situ se levantan fundiciones de cobre y hierro. Estamos en la época de Pedro I. Yegoshikha se convierte en una ciudad muy fuerte, el centro neurálgico de Perm. Mientras tanto aparece otra ciudad llamada Ekaterinburgo junto a la fundición de hierro más grande del mundo. A la cabeza de todos estos planes estaba Georg Wilhelm de Gennin.

Sacar estos productos del lugar requirió de la construcción de la “Ruta de Siberia” que permitió la unión de Ekaterinburgo con Moscú, lo que supuso la decadencia de la ruta de Babinov.

Otro momento que marcó la vida en la región montañosa es el descubrimiento de oro, siendo el primer lugar de extracción el de Beryozovskoye a partir del año 1747.

 

Geografía ural




Por razones de conveniencia, más que de otra cosa, se ha venido diciendo que los Urales dividen geográficamente el continente europeo de Asia.

Estos montes pertenecen a dos países: Rusia y Kazajistán. Dentro de Rusia, el territorio ural es compartido por ocho regiones diferentes.

Como hemos dicho antes, los montes tienen un recorrido de casi tres mil km. La anchura va desde los 50 hasta los 150 km.

La máxima elevación es el llamado pico Narodnaya. Su cumbre está a 1895 m sobre el nivel del mar.

Podemos distinguir cuatro zonas dentro de los Urales:

  • Del sur: en ellos hay muchos valles, el relieve es bastante agreste y las elevaciones máximas superan los 1600 m sobre el nivel del mar.
  • Del centro: las pendientes son menos elevadas, nunca rebasando los mil metros. La zona está marcada por la influencia del río Ural.
  • Del norte: el principal actor en este tramo de nuetra cordillera es la terrible erosión que ha sufrido la zona a lo largo del tiempo. Hay enormes áreas de piedas desgastadas. Las montañas más altas en esta zona septentronale de los Urales rondan los 1200 m sobre el nivel del mar.
  • Dubpolares: con diferencia forman la zona más escarpada, con los picos más altos. Existen señales de antiguos glaciares y también se conservan muchos otros de glaciaciones más modernas.
  • Polares: presentan una orografía muy desigual, con zonas escarpadas y otras zonas don redondeadas cimas. La altura media de los picos más altos ronda los 1000 metros.

Montes Urales

 

Las ciudades de los Urales





En las laderas de esta inhóspita extensión montañosa se hayan asentadas multitud de villas e incluso grandes ciudades todas ellas surgidas al calor de la riqueza mineral y a la industria asociada a ella.

Ufá

Ufá, en Rusia

La ciudad rusa de Ufá

Ufá es una ciudad del tamaño de Barcelona, asentada en la ladera oeste de los Urales, dentro de los Urales del sur, entre los ríos Ufa y Bélaya. Es un centro de producción de electricidad, de refinamiento petrolífero y procesado de alimentos.

Cheliabinsk

Cheliabinsk. Rusia

La cuidad rusa de Cheliabinsk

La ciudad de Cheliabinsk es algo mayor que la de Ufá. Contando el extraradio urbano, la población alcanza casi los dos millones y medio de habitantes. Está en la zona este de los Urales, en los Urales del sur. Cheliabinsk está bañada por el río Miass.

Magnitogorks

Esta ciudad es un poderoso centro industrial de la zona. Durante mucho tiempo fue una de las ciudades más contaminadas del planeta. Hoy en día su aspecto es mucho más atractivo. Cuenta con una población de casi medio millón de habitantes. Posee prestigiosas universidades y tiene un aeropuerto internacional.

Magnitogorsk

Monumento conmemorativo a la contribución de Magnitogorsk en la victoria en la II Guerra Mundial

Otras ciudades urales importantes son Serov, Miass, Perm, Salavat u Orsk.

La geología de la cordillera de los Urales




Como hemos indicado al principio, estamos hablando de una de las cadenas montañosas más antiguas de la Tierra. Su edad oscila entre los 250 y los 300 millones de años. A pesar de ser una cordillera sumamente vieja, estamos hablando de montañas muy altas, teniendo en cuenta el desgaste persistente.

Los Urales nacieron debido a la colisión entre el supercontinente “Euroamérica” y el continente “Kazasjistania”. La colisión duró 90 millones de años, desde el Carbonífero hasta el inicio del Triásico.

Se pueden ver, a lo largo de toda la cordillera, muchas rocas deformadas que afloran. Son rocas metamórficas que aparecieron en el Paleozoico. En la cara oeste de los Urales abundan las piedras calizas, dolomitas y areniscas, que en algún lejano tiempo pertenecieron al lecho marino.

Todos los picos de los Urales están formados por rocas extremadamente resistentes a la erosión. Estamos hablando de gabros, cuarcitas y esquistos.

Los Urales son una fuente de riqueza para Rusia. Albergan casi 50 tipos de especies minerales que tienen una gran importancia económica. Así, en las laderas orientales hay calcopirita, oro, platino, magnetita, cromita y óxido de níquel, mientras que en las laderas orientadas al oeste hay ingentes yacimientos de carbón, talco, bauxita, abrasivos y gres. También en la vertiente occidental abunda el petróleo y el gas natural.

Los estas elevaciones rocosas, en todos sus lugares, son famosas por contar con menas de piedras preciosas y semipreciosas: esmeralda, jaspe, amatista, rodonita, aguamarina, diamante y malaquita, entre otras.

La extracción masiva y en cantidades industriales ha hecho que en varias regiones algunos yacimientos se hayan agotado. Este es el caso de la magnetita en la ciudad que lleva su nombre: Magnitogorsk (la ciudad de la magnetita, en ruso).

 

Tragedias asociadas a los Montes Urales

 

Los Urales son ricos en minerales pero también en tragedias humanas. El afán de la conquista de terrenos inhóspitos y desconocidos, la extracción en masa de minerales y la industrialización salvaje han tenido como efectos colaterales numerosas pérdidas de vidas y desastres de todo tipo, alguno de ellos sin explicación clara, lo que no quiere decir que hayan influido en ellas causas sobrenaturales o estupideces similares que abundan por ahí.

A mi me gustaría hablar de dos sucesos en concreto. Allá vamos.

El accidente de Kyshtym

En el año 1957, concretamente el 29 de septiembre, tuvo lugar el tercer accidente nuclear más dramático registrado hasta la fecha, después de Chernovil y Fukushima.

Se produjo en la ciudad de Mayak, lugar que por aquel entonces era un centro de producción de plutonio, tanto con fines militares como civiles, además de generación de energía eléctrica de origen nuclear.

Se estima que la explosión que aconteción tuvo una intensidad semejante a la de 100 toneladas de TNT. Dado el hermetismo propio de aquel tiempo, es imposible saber incluso hoy en día las consecuencias reales de lo sucedido.

Incidente del Paso Diatlov

El dos de febrero del año 1959, 9 excursionistas mueren violentamente en circunstancias poco claras. Durante la noche, mientras dormían, algo ocurrió que hizo que tratasen de huir, descalzos y sin ropa de abrigo. Se habla de luces vistas por observadores o de posibles daños radiactivos en los cuerpos de las víctimas. Obviamente todo esto sin confirmar.

Existen varias películas y libros sobre tragedia. Puestos a opinar sobre lo que pudo pasar, creo que en vez de una bestia extraterrestre como sugieren cientos de webs basura, yo apuesto que los motivos pasionales están en el origen de esta trágico desenlace.

Mapa de los montes Urales

Aquí te dejo un mapa de la cadena montañosa de los Urales en donde puedes recorrer y visualizar desde el espacio estas antiguas formaciones rocosas.